domingo, 24 de agosto de 2008

Relevador de tiempo II

Alguna vez me preguntaron cómo funciona la fuente que se encuentra en la facultad, en aquel momento se me ocurrió que un relevador de tiempo era el encargado de encender cada cierto lapso el mecanismo. Aquella plática y mi explicación tuvieron por recompensa un poema que me regalaron el cual todavía conservo, desde entonces en raras ocasiones me he vuelto a sentar cerca de la fuente.
Hoy recuerdo ese relevador de tiempo que sigue haciendo funcionar de manera caprichosa a nuestro parecer la fuente de la facultad, que sin avisar moja a quienes se atreven a sentarse cerca.
Un relevador fuera de tiempo es uno que necesita un ajuste para funcionar cuando debe, aunque igual y ya es tarde para ajustarlo, ¿a quién le importa la fuente?.

No hay comentarios: